Hoy es el día de nuestra tierra, Andalucía. Es un día de orgullo, es reivindicar lo que somos, de gritar a los cuatro vientos que hemos nacido en el sur y que no nos avergonzamos de ello.

Pero también es el día para recordar lo que deberíamos ser y no somos. El día para pedir lo que es nuestro, lo que nos merecemos y lo que se nos ha quitado. Es el día para recordar que nuestra sanidad pública ha sido mermada y violada hasta el extremo de no atender a pacientes como bebés de dos meses que no pueden respirar. Adelante, celebremos el Día de Andalucía, pero después de ver el vídeo que rueda por la red en el que se ve como la pequeña Edurne lucha por respirar con todas sus fuerzas. No es urgente, dicen… No sé si médicamente lo es, pero humanamente estoy seguro de que es necesario que esa pequeña sea traslada a Sevilla cuanto antes para ser atendida y poder a brillar como una andaluza más.

También es el día para recordar que nuestros jóvenes, entre los que me incluyo, estudiamos, nos preparamos, nos adaptamos a un mundo abierto y cosmopolita para dejar a nuestra tierra en buen lugar…a cambio de sueldos de 700 euros. Es el día para no olvidar que nuestros mayores cada vez ganan menos, mantienen a hijos y nietos y siguen, tantos años después, tirando de Andalucía.

Es el día para recordar los ERE y la cantidad de dinero que se ha perdido misteriosamente. Es el día para recordar que nuestras universidades están entre las mejores de España y del mundo en investigación pero que la inversión cada vez es peor. Es el día para recordar que en la tierra del sol y la alegría, usar la energía del astro rey no es que esté precisamente extendido y bien visto. Es el día para recordar que somos una de las regiones más pobres de España, cuando todos sabemos que, en el fondo, somos de los más ricos.

Es el día para reivindicar que nuestros acentos son cultura, para recordar al resto de España que no somos únicamente las chachas, los catetos, los que siempre están de fiesta, los que no saben hablar y los que viven de las subvenciones. Es el día para recordaros, queridos compatriotas, que somos Lorca, Alberti, Machado, Falla, Morente (Enrique y Estrella, aquí el talento sobra), Marina Heredia, Mariana Pineda, Eugenia de Montijo, Aixa, María Zambrano, María Bellido, María José Rienda, Antonio Banderas, Antonio Velázquez, María y Paco León, hijos de la gran Carmina Barrios, Antonio Pagudo, Roberto Leal, Inma Cuesta, Paco Tous, María Galiana, Pablos Alborán y Pablo López, Antonio de la Torre, Pepa Rus, Carmen Maroto, Ana Cámara, y tantas otras y otros. Poetas, cineastas, científicas, escritoras, actrices, camareros, profesores, investigadores, héroes, músicos, inventores… Tenemos de todo, oiga, como en todas partes. También tenemos a María, Andrés, Paqui, Maribel, Antonio, Pedro y Eloisa, que no son conocidos pero merecen el mismo respeto y el mismo protagonismo, porque Andalucía la hacemos todos, los que hemos nacido aquí y los que no.

Hoy es el Día de Andalucía, que es gran parte de la riqueza de nuestro país. Así que la próxima vez que vayas a decir que en Andalucía no se trabaja, ni se lucha, ni se estudia, ni se habla bien, piensa en los millones de andaluces que cada día nos levantamos para intentar, como todos, hacer de nuestra tierra un lugar mejor. Y si quieres, eres más que bienvenido a venir a nuestra casa, ayudarnos a levantarla y a mejorar, con cariño y con respeto. Hoy es el Día de Andalucía, del flamenco, del salmorejo y el gazpacho, de la fiesta, la cultura, la historia y el patrimonio, y lo celebramos con todos aquellos, nacidos aquí o no, que están orgullosos de nuestra tierra, la quieren, la aprecian y luchan a nuestro lado para ayudarnos a mantener lo bueno y corregir lo malo. Que se vienen de feria pero también comparten con sus amigos las luchas de nuestros médicos y pacientes por una sanidad pública y de calidad, por una educación digna y por unas instituciones libres de corruptos. Eso es Andalucía, una tierra de respeto y cariño. Si lo piensas, no es tan diferente de Asturias, Cataluña, Galicia, Madrid o el País Vasco. Si lo piensas, tú también eres un poco Andalucía. Feliz día a todos, andaluces y aquellos que no tenéis la suerte de haber nacido aquí pero nos lleváis en vuestro corazón.