Prólogo de Tejedoras de Almas: El Concilio de los Ungidos